“El CAMINO MARIÑAN”, está basado en un antiguo Camino de Peregrinación a Santiago de Compostela, que el profesor Francisco Vales Villamarín describe en los años 50 del pasado siglo, se perdió la documentación, y fue encontrada a finales de los años 90, fue publicada en el Anuario Brigantino en 2002, estudiado y dado a conocer por la Asociación de Custodia del Patrimonio Cultural “VEDOREIRA” en el año 2014.

Los peregrinos desembarcaban en el puerto de Fontán y de aquí caminaban a Betanzos para seguir luego camino a Compostela.

En el año 2017 los ayuntamientos de Sada, Bergondo y Betanzos acuerdan convertirlo en Ruta Turística, y siguiendo el estudio del año 2014 se ofertan dos rutas. Una en azul, que se corresponde con el camino original, y una en verde, que se corresponde con el camino alternativo de dicho estudio.

Esta antigua ruta será así reaprovechada para uso cultural, paisajístico, gastronómico, deportivo, etc. Para seguirlo encontrarán Vds. señales con los colores azules o verdes y el logotipo, según que ruta sigan ustedes, también señales blancas en el suelo con flechas de dirección rojas, en los tramos dudosos.

Dado que hoy en día gran parte del trazado es urbano, semiurbano y cruzan carreteras, les rogamos tengan precaución máxima en las zonas señaladas cómo peligrosas, usen chalecos reflectantes, caminen por la izquierda, lleven a los niños de la mano y no invadan las vías de tránsito de los vehículos.

Cuando llegamos a la iglesia románica de Santa María de Pontellas, de estilo románico rural pero alterado en gran parte por las reformas llevadas a cabo en diversas épocas, es bueno mirar hacia atrás para ver la Ría de Betanzos y los meandros del Mandeo, zona núcleo de la Reserva de la Biosfera.

Después, continuaremos el camino dejando el castro y el Pazo de Illobre a la derecha.

Seguimos hacia el santuario de Nosa Señora das Angustias, construido en el segundo tercio del siglo XVIII, a base de las limosnas de los fieles.

Cruzaremos la carretera de A Coruña con el máximo cuidado, bajamos unos metros y cojemos a la derecha por el hondo y antiguo Camiño da Condomiña, que fue antaño el Camino Real que iba en dirección A Coruña.

Bajamos hasta el barrio de la Madalena, donde se alza la modesta capillita de ese nombre, de fines del siglo XVIII y notablemente modificada en el siglo XX, hoy en día privada, y el único resto del desaparecido hospital de los lazarados contiguo a la misma. Las casas de la izquierda son la modificación de las casas en las que vivían los pacientes, quienes vivían de las limosnas de los peatones.